El atletismo estaba en sus genes, pues sus padres también fueron fondistas y su mamá, incluso, hoy es su entrenadora.

Siempre destacándose en la distancia de los 1500 que ha ido sembrando un camino de récord que comenzó el 2010 con el récord nacional con un tiempo de 3:55,23 y en ese mismo año se proclamó campeón sudamericano en la misma prueba. Al año siguiente, pasando a la categoría Juvenil, rompió el récord nacional de esta categoría con 3:46,88 pero era solo un paso para que el 2012 su nombre se conociera a nivel mundial, primero rompiendo el récord Sudamericano de 3000 metros planos y también logrando una histórica medalla en el Campeonato Iberoamericano Adulto en Venezuela, pero lo más destacado y por lo que su equipo de trabajo tenía puesto sus esfuerzos era el Campeonato Mundial Juvenil Barcelona 2012, consiguiendo un nuevo récord nacional de 3’43’’15 en semifinales y clasificando a la final de forma directa. Carlos terminó con el 6º puesto a nivel Mundial.

El 3 de junio de 2016, Carlos volvió a superarse a sí mismo, marcando un nuevo récord chileno en los 1.500 metros en el Meeting Iberoamericano de Huelva, España, con 3:37,82 minutos.

En octubre del mismo año, compitió en los 10K del Adidas Maratón Internacional de Viña del Mar, consiguiendo el primer lugar con 00:29:30.

El 31 de diciembre de 2016, en la carrera de San Silvestre Vallecana, en Madrid, logró la mejor participación de un chileno en los 10 kilómetros con 00:28:32.